PROTAGONISTAS
buscador

FRéDéRIC CHOPIN. El poeta del piano

lineasVer rutas relacionadas lineasVolverlineasimprimirlineasenviar a un amigolineas
Frédéric Chopin
FRéDéRIC CHOPIN
Fryderyk Chopin nació en una finca rural de la localidad de Zelazowa-Wola, cerca de Varsovia (Polonia), el 1 de marzo de 1810. El otoño de aquel mismo año, con sus padres —Justyna y Nicolás Chopin, un francés nacionalizado polonés— se trasladó a vivir a Varsovia, donde su padre había encontrado trabajo como profesor de francés. A los ocho años, animado por su profesor, Adalberg Zwyny, realizó su primer concierto público. Residió en Viena en los años 1829 y 1830, ya como pianista reconocido, y se instaló en París a principios de 1831. Se relacionó con Liszt, Berlioz, Bellini y Rossini, entre otros músicos. En 1837 inició una relación sentimental con la escritora francesa George Sand, que duró casi diez años y que marcó profundamente la vida del compositor.

Con la salud muy delicada y en gran parte por los beneficios del clima mediterráneo, en el otoño de 1838 partió de viaje hacia Mallorca con George Sand y con los dos hijos de ella. Se embarcaron en el buque El Mallorquín y llegaron a la isla el 8 de noviembre. Primeramente, se alojaron en la casa rural llamada Son Vent, de Establiments, y 15 días más tarde se instalaron en una celda de la Cartuja de Valldemossa –que hacía cuatro años que había sido exclaustrada. El músico no experimentó ninguna mejoría en su estado de salud, y la pareja no conectó con los vecinos, así que decidieron acabar la experiencia isleña, y el 13 de febrero de 1839 se fueron de Mallorca.

En la Cartoixa de Valldemossa se pueden ver algunos recuerdos de su estancia en Mallorca, como el piano Pleyel que usó el compositor, o los manuscritos y primeras ediciones de la obra de George Sand Un invierno en Mallorca, donde narra su viaje a la isla. En Mallorca Chopin compuso la Polonesa en do menor, op 40, nº 2 y la Mazurca en mi menor, op 41, nº 2. La estancia mallorquina influyó en otras obras de Chopin: el espacio físico y el paisaje o las vivencias isleñas se pueden encontrar en diversas composiciones chopinianas. Según Joan Moll i Marquès, “encontraréis la luminosidad de nuestros paisajes en los Preludios nº 3, 10 y sobre todo en el 23; y el ambiente religioso de la Cartuja en los temas corales de los Preludios nº 9, 13, 15 y 20, del Scherzo, del Nocturno en Sol menor y de la Mazurca. Su mundo interior pasó de la gran felicidad de las primeras semanas a la total desolación producida por la diagnosis de una enfermedad incurable y el miedo a la muerte. La exultante felicidad se expresa en los Preludios 3, 10, 11, 17 y 19. La profunda tristeza en los números 2, 4, 6, 9, 14, 15 y 20, y en la Polonesa en la parte central de la Mazurca y en el nocturno.

Chopin envió cuatro cartas desde Mallorca a su amigo Juli Fontana, de París. De la primera, datada el 15 de noviembre de 1838, son estas palabras: «Seguramente iré a vivir a una encantadora cartuja enclavada en el país más bello del mundo; el mar, montañas, palmeras, un cementerio, una iglesia del tiempo de los cruzados, una mezquita en ruinas, olivos milenarios...! Ahora, querido amigo, disfruto algo más de la vida; estoy muy cerca de lo más bello del mundo; soy un hombre mejor. En la cuarta obra epistolar, hace las siguientes afirmaciones: «Tienes que imaginarme así: entre el mar y las montañas en una gran cartuja abandonada, alojado en una celda que tiene las puertas más grandes que las mayores cocheras de París. Imagíname sin guantes blancos, con los cabellos sin rizar, pálido como de costumbre. Las obras de Bach, mis manuscritos, mis notas y algunos otros papeles, he aquí todo lo que poseo. Impera una calma absoluta; se puede gritar muy fuerte sin que nadie pueda oírte. En una palabra, te escribo desde un lugar muy extraño... La divina Naturaleza, ciertamente, es muy bella; pero para disfrutar de ella sería preciso no tener trato con los hombres, ni nada que ver con el correo, ni con los caminos».

Su obra ofrece una inagotable riqueza melódica unida a una armonía muy rica. Compuso, para piano, 3 sonatas, 27 estudios, 26 preludios, 4 baladas, 21 nocturnos, 15 valses, mazurcas, polonesas. Para piano y orquesta compuso dos conciertos, una Gran Fantasía, una Gran Polonesa y unas variaciones. Murió en París el 17 de octubre de 1849. Su sepulcro se encuentra en el cementerio de Père Lachaise de la capital francesa. Se le define como el exponente máximo del romanticismo musical, y está considerado como el poeta del piano.


  • Datos de Interés

Mapa

  • Fecha

Zelazowa-Wola (Polonia), 1810 – París, 1849

  • Otros datos

Curiosidades
Chopin envió cuatro cartas desde Mallorca a su amigo Juli Fontana, de París. De la primera, datada del 15 de noviembre de 1838, son estas palabras: «Seguramente iré a vivir a una encantadora cartuja enclavada en el país más bello del mundo; el mar, montañas, palmeras, un cementerio, una iglesia del tiempo de los cruzados, una mezquita en ruinas, olivos milenarios...! Ahora, querido amigo, disfruto algo más de la vida; estoy muy cerca de lo más bello del mundo; soy un hombre mejor».

Obra
Para piano compuso 3 sonatas,
27 estudios, 26 preludios, 4 baladas,
21 nocturnos, 15 valses, mazurcas,
poloneses.

Para piano y orquesta compuso
dos conciertos, una Gran Fantasía,
una Gran Polonesa y unas variaciones.

  • Enlaces de interés

www.festivalchopin.com
www.chopin.pl



lineasVolverlineasimprimirlineasenviar a un amigolineas
Ver rutas relacionadas


PATRIMONI A LES ILLES BALEARS · Agència de Turisme de les Illes Balears (ATB), Conselleria de Turisme i Esports · Illes Balears Institut d'Estudis Balearics Illes Balears